Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Aunque en los últimos años ha existido una gran demanda de vehículos nuevos, lo vemos a diario por las calles y carreteras que frecuentamos, lo cierto es que la edad media del parque de vehículos turismos en España alcanza los 12 años, en los vehículos comerciales ligeros supera ligeramente los 12 años, y si hablamos de vehículos industriales la edad sube hasta los 14 años como edad media.

¿Y qué quiere decir esto?

Algo terrible, que en nuestro país, circulan por nuestras carreteras más de 7 millones de vehículos de más de 10 años. Estamos a la cola de Europa. Es más, según estimaciones de  Anfac, si no existen ayudas gubernamentales que se mantengan activas para renovar el parque, en el año 2026 circularán por España más de 4 millones de vehículos con una edad superior a los 20 años.

Lo que se traduce, inevitablemente en mayores índices de siniestralidad, y por ende, en mayores probabilidad de mortandad, ya que cada vez los vehículos nuevos vienen equipados con sistema de seguridad activos y pasivos, nuevas tecnologías como el ABS, el ESP, etc.

Según Tráfico, alrededor de un millón de vehículos, circulan por nuestras carreteras con algún defecto, ruedas en mal estado, mala alineación, inadecuada posición de las luces..., lo que puede causar accidentes.

partes de asistencia en viaje. bonificación. soluciones


También el medio ambiente sufre las mayores emisiones de vehículos que no llevan incorporados sistemas para aminorar las emisiones, lo que impedirá a sus dueños circular por determinadas zonas, sobre todo si viven en ciudades cercadas por la polución y el tráfico excesivo.

Pero a parte de todo esto que no es poco, nos encontramos con que muchas compañías de seguros, no quieren asegurarnos el vehículo. Hay compañías que venden sus productos por paquetes, esto quiere decir que la compañía tiene varias paquetes a través de los cuales puedes asegurar tu coche.

Pongamos el ejemplo de ALLIANZ:

 "Paquete básico": cubre la responsabilidad civil de terceros, el seguro de conductor, la asistencia y las lunas como coberturas principales.

Supongamos que ése es el seguro que queremos. Allianz vende el paquete completo; es decir, si no te interesa contratar lunas, o si no quieres la asistencia, directamente no te permiten contratar.

¿Qué ocurre en estos supuestos? 

Pues ocurre que si tenemos un vehículo cuya muy antiguo, es muy probable que ALLIANZ no nos quiere asegurar la asistencia en viaje, y por ende, no nos va a asegurar el vehículo.

Al igual que ocurre con ALLIANZ, puede pasar con PLUS ULTRA y otras cías.

Sin embargo, por suerte, no todas las compañías funcionan así, hay otras aseguradoras como GENERALI que te permiten construir el seguro. Así que si quieres contratar r.c., seguro de conductor, asistencia y lunas, es posible que no te aseguren la cobertura de asistencia en viaje, pero sí el resto.

¿Todos estos ejemplos para qué?

Para intentar comprender una cosa. Si tenemos un vehículo antiguo y nos movemos bastante con él y además somos buenos conductores, no nos interesa integrar la garantía de asistencia en viaje en el seguro principal.

¿Por qué?

Porque con seguridad demos al cabo del año varios partes de asistencia, lo que, inexorablemente, hará que nuestra bonificación merme, haciendo más caras las renovaciones del seguro o los presupuestos en otras cias.

¿Qué nos interesa en este caso?

Nos interesa hacer el seguro principal por cualquier compañía que nos permita contratar sólo r.c., seguro de conductor, defensa y reclamación y lunas.

La asistencia en viaje la vamos a hacer en una póliza aparte.

Existen compañías especializadas sólo en hacer este tipo de pólizas. Por ejemplo, podemos hacer una póliza para turismo en RACE por 42 € con unas coberturas más que aceptables. ARAG nos ofrece la posibilidad de hacer una póliza de asistencia por algo más de 60 €, una cantidad similar nos cobraría DAS.

De esta forma, vamos a desvincular la asistencia del seguro principal, y por tanto, los partes que demos no van a influirnos en nada en la bonificación que tengamos en el seguro principal.

Es una cuestión a tener en cuenta, sobre todo, en vehículos de segunda categoría donde los precios se disparan exponencialmente con las renovaciones, aunque no es la primera vez que una compañía anula la póliza de un vehículo por frecuencia en los siniestros de asistencia. Una frecuencia que evidentemente hace inviable el rendimiento de la póliza para la compañía.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro