Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Los seguros, al igual que cualquier otro ámbito empresarial, son un negocio para las compañías de seguros que, atendiendo a la frecuencia con que sus asegurados dan partes de siniestros, fijan el incremento de prima que tendrá el seguro en la próxima renovación.

No importa que lleves conduciendo más de treinta años sin haber dado un parte, ni que vivas en una zona rural donde el seguro por estadística sea más económico; las compañías de seguros, en general, no quieren ni a los malos conductores ni a aquellos que tienen mala suerte al volante.

Penalización compañías de seguros por partes dados

Ante todo, tenemos que tener en cuenta dos tipos de siniestros:

1.- Aquellos que se dan por daños propios; es decir, a través de las pólizas a todo riesgo, golpes que damos nosotros mismos a nuestro vehículo, por aparcar. O aquellos rozones, rallones o abolladuras que recibimos de otros sin que podamos identificarlos.

2.- Los siniestros dados por responsabilidad civil, o lo que es lo mismo, esas ocasiones en donde la compañía ha de responder frente a terceros por los daños que hemos cometido.

Según un reciente informe de ARPEM elaborado con las principales compañías que operan en el sector asegurador español, las compañías que más penalizan y castigan a sus clientes son CATALANA OCCIDENTE cuando hablamos de siniestros de responsabilidad civil, y SEGUROS BILBAO, cuando se tratan de siniestros por daños propios.

Otras cías como AXA, Balumba, Catalana, Direct, Mutua Madrileña, Qualitas Auto, Mapfre y la propia Seguros Bilbao son las únicas compañías que penalizan por el primer parte de daños propios,  De estas Direct es la que menos sube la prima del seguro (+7%) y Seguros Bilbao la que más (132%). MAPFRE es la compañía con la oferta más económica tras declarar tres partes de daños (228 €).

Por daños a terceros sólo penalizan por el primer parte Catalana Occidente, Mutua Madrileña, Seguros Bilbao y Fiatc, siendo esta última la que menos penaliza (+8%).

En líneas generales las compañías penalizan más un siniestro por responsabilidad civil, que otro vinculado a los daños propios. En cierta manera, es algo lógico, ya que los daños por responsabilidad civil suelen entrañar un mayor coste para la aseguradora, sobre todo cuando existen lesiones y/o daños a objetos, elementos de la vía, traslado en ambulancia, intervención de bomberos, MOPU, etc.

Si quieres ver el informe completo de ARPEM puedes descargártelo aquí

Actualmente, todo está informatizado y pocas cosas escapan a la supervisión de las compañías de seguros que en milésimas de segundos pueden calcular a través de sus sistemas informáticos bases de datos distintas. Desde la conexión  SINCO para ver tu informe de siniestralidad, hasta otros ficheros de cumplimento o incumplimiento de obligaciones dinerarias.

Cuando compres un coche nuevo y pienses en hacer un seguro a todo riesgo porque quieras pintar el vehículo cada año, piensa que poco a poco se va a ir encareciendo el seguro del coche, con independencia de que cambies de compañía. 

Si, en cambio, eres padre de familia y tus hijos hacen los seguros de sus vehículos a tu nombre porque les resulta más económico, ten en cuenta que sus siniestros y posibles impagos perjudicarán tu bonificación dificultando que sigas con un seguro barato como quizás lleves años disfrutando.

Los jóvenes que no han tenido nunca un seguro, lo tienen francamente difícil para no pagar una burrada por su primer seguro, quizás más de lo que valga el coche con el que empezamos a coger experiencia. Sobre todo cuando las edades se comprenden entre los 18 y 26 años, un período de tiempo que las compañías quieren evitar a toda costa.

Siempre podrás recurrir al Consorcio de Compensación de Seguros, aunque eso sí, sólo te asegurarán la responsabilidad civil frente a terceros, ni las lunas, ni el incendio, ni el robo, con lo que tampoco es una buena opción según que casos.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro