Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

El último estudio RESA2017 evidencia, no sólo en gran auge experimentado por el sector de la salud privada, sino los datos más importantes sobre su incidencia en la población. Comentábamos en artículos anteriores que hoy, ya más del 24% de los españoles cuentan con un seguro se salud, lo que quiere decir, que 24 de cada 100 personas, optan por la sanidad privada en detrimento de la sanidad pública.

El Ramo de Salud ha experimentado en los últimos años un boom tan grande que, tanto compañías, como clínicas y hospitales privados, han realizado importantes inversiones para modernizar sus instalaciones y dotar sus equipos de las últimas tecnologías de diagnóstico.

Por poner un ejemplo, el Grupo ASISA invertirá este año más de 10 millones de euros sólo en Barcelona al rehabilitar un edificio singular de 1967 situado en la calle Anglí, compuesto por cinco plantas y tres sótanos con una superficie de más de 6.500 metros cuadrados.

La privada atiende urgencias en 30 minutos

Pero no sólo el Grupo Hospitalario HLA como ahora se denomina ASISA, invierte en Barcelona, el año 2017 fue uno de los años históricos para esta incipiente compañía, ya que logró alcanzar los  1.105 millones de euros de facturación con el resto de ramos, ahí es nada. En 2017, las primas del seguro de salud alcanzaron los 1.096,1 millones de euros, un 2,22 por ciento más que en 2016.

Y es que ASISA ha invertido 290 millones de euros desde 2010, en parte tras generar recursos retenidos por más de 400 millones de euros en esos años, lo que le ha permitido dotar a sus centros de los últimos medios, lo que permite desarrollar las técnicas más innovadoras para el diagnóstico y el tratamiento.

Del interesante estudio RESA también se desprende que la sanidad privada es una sanidad eficiente, acreditada y de calidad, unos resultados que se confirman al analizar servicios más especializados, como los indicadores de los centros de fertilidad o diálisis.

Sin embargo, todas estas buenas noticias contrasta con la realidad que vivimos algunos de nosotros. Sobre todo, aquellos que vivimos en pequeñas ciudades donde apenas existen hospitales o clínicas privadas que, generalmente, aparentan estar desbordadas, y en donde antes de asignarte cita, el propio centro te pregunta primero de qué compañía eres. Está claro quizás que, según de que compañía seas, la cita te tarda más o menos. 

Un cuadro médico amplio es un valor probablemente innegociable. Los problemas que tenemos muchos de nosotros para acudir a determinadas especialidades que registran meses de demora, es algo que empaña los datos oficiales que nos muestran. Y lo peor, es que no te dan solución, tan sólo trasladarte a una provincia mayor donde el cuadro médico sea más amplio.


Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro