Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Muchos usuarios nos preguntan la forma de permanecer en una compañía determinada, sin que el seguro de hogar, les suba cada año hasta alcanzar precios desorbitados. La cuestión es bien sencilla para muchos de nosotros; nos cambiamos de compañía ante un mejor precio y punto.

Sin embargo, pese a la enorme competencia que existe en el sector y la gran variedad de productos completos existentes en el mercado; hay personas que, como en cualquier otro ámbito de la vida, son fieles a una marca. 

Podemos preguntarnos, ¿cómo consigue una marca, una empresa o una aseguradora la fidelidad de un cliente hasta ese extremo?, ¿verdad?

El servicio postventa y la garantía de un trabajo bien hecho son factores determinantes cuando se adquiere cualquier producto o servicio. La seguridad de tener cubierta tus necesidades bajo el amparo de una gran firma y la respuesta que se obtiene tras una incidencia o un siniestro; hacen que muchas personas valoren las siglas por encima de cualquier otra cosa, incluido el precio.

¿Qué ocurre con las malas experiencias? ¿No son determinantes? Para algunos sí...

Pero existen compañías que minimizan los efectos del rehúse de un siniestro por falta de cobertura, con servicios de enlace que son positivamente valorados por los asegurados, ya que razonablemente debemos entender que todo no puede quedar cubierto por el seguro. De esta forma, la compañía quizás no cubra el siniestro, pero sí contemple la posibilidad de enviar un técnico o reparador cuya mano de obra corra a cargo del seguro.

Quizás una mala experiencia no pueda empañar años de un servicio extraordinario. De ahí que muchas compañías intenten invertir en su red de colaboradores y en un sistema capaz de gestionar eficazmente un siniestro, desde que se abre hasta que se cierra. Por nuestra experiencia, ALLIANZ es una de las aseguradoras que mejor funciona cuando hablamos de seguros de hogar.

Seguro de Hogar. Subidas. Desactivación
pixabay
La externalización que muchas compañías hacen de la gestión de sus siniestros, inexorablemente lleva a la descoordinación y el fracaso del servicio postventa. El cliente quedará desatendido y en el siniestro alternarán períodos en donde no ha habido ninguna gestión. Quienes nos movemos en este mundillo sabemos bien cómo se dan este tipo de circunstancias. Por no herir sensibilidades vamos a omitir el nombre de algunas aseguradoras que tienen aún hoy este problema. 

A tod@s nos gusta lo bueno, pero la realidad es que cuando toca pagar el seguro es cuando nos asaltan muchas dudas, pues, toca apretarse el cinturón. No sé si a ti que me lees te ocurre lo mismo, pero lo cierto para mí es que rara es la vez que no me toca pagar algún imprevisto, cuando también tengo que hacer frente al importe de mi seguro de hogar.

La necesidad aprieta y en ocasiones no podemos estirar más el chicle, pero dice el refranero español "no dejes camino por coger vereda" ó "el camino del mezquino anda dos veces el camino", y como todos los refranes tiene buena parte de razón, "lo barato a veces sale caro".

Todo esto está muy bien, pero, ¿qué ocurre con la prima del seguro que todos los años sube? Si no he dado siniestros..., ¿por qué a mí?, ¿si tengo otros seguros con la misma compañía?, pago un dineral todos los años en seguros, como no me cubran este siniestro el año que viene cambio todos los seguros que tengo a otra compañía... 

Son frases habituales, pero, ¿qué son los seguros? ¿En qué se basa una compañía aseguradora? 

Las aseguradoras, al igual que cualquier otra empresa, explotan su nicho de mercado haciendo de él un negocio. Si no fuera así, no habría compañías... Si una empresa no genera ingreso, se cierra. De este modo, los aseguradores obtienen beneficios si son capaces de ingresar más de lo que pagan. O dicho de otra manera, los buenos clientes; es decir, aquellos que no dan siniestros, son los que, además de generar beneficios para las aseguradoras; pagan las pérdidas de aquellos otros clientes que sí tienen siniestros.

En base a todo esto, las compañías suben las primas, prácticamente, de toda su cartera de seguros, una cuestión que no debe preocuparnos en demasía siempre y cuando las subidas sean mínimas, aunque el que "hizo la ley, hizo la trampa".

Para tod@s los que sois fieles a una compañía... ¿Cómo podemos inactivar las subidas del seguro de hogar?

Al contrario que ocurre con los seguros de autos, las compañías de seguros no comparten los antecedentes de sus asegurados ni se registra en ninguna base de datos común a la que puedan acceder otras compañías cuando van a dar precios. 

Los datos referidos a la siniestralidad, cuando hablamos de seguros de hogar, se quedan registrados en la compañía en la que estamos asegurados vinculado evidentemente a nuestro DNI.

¿Eso qué quiere decir?, ¿de qué me sirve saberlo?

En realidad sirve saberlo y mucho porque, si tengo un seguro de hogar que con el tiempo me ha ido subiendo, puedo tener la certeza de que si pongo el seguro a nombre de mi mujer o mi marido, para la compañía sería como si se hiciese un seguro nuevo a un cliente nuevo, ya que no se guardan los datos del riesgo (la dirección del domicilio), y por tanto, el precio del seguro va a ser más bajo y, probablemente, más completo, pues, a medida que pasa el tiempo salen productos nuevos con un mayor número de garantías.

¿Y cuando le suban a mi mujer o a mi marido?

Pues habrán pasado unos años más, las compañías habrán imputado sus pérdidas, y el tomador que antes tenía siniestros, no se verá perjudicado si formaliza una nueva póliza.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro