Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

A lo largo de estos últimos años de crisis, muchas han sido las familias que realmente lo han pasado mal para atender, no sólo los gastos puntuales en seguros, contribuciones o impuestos; sino que se las han visto y deseado para poder sacar la hipoteca o el alquiler adelante y los gastos servicios y manutención.

Ante estos casos tan adversos lo primero es la familia y nos toca desatender muchos otros pagos que en otras circunstancias ni nos lo plantearíamos. Cuando el vehículo no supone nuestro instrumento de trabajo, o cuando tenemos varios de ellos en nuestra unidad familiar, es comprensible dejar de atender el seguro de alguno de ellos.

¿Cuál es la mejor opción en este caso? 

Si no podemos pagar el seguro de un coche que está en la vía pública, no podemos hacer uso de él, eso parece obvio,¿no?, pero además es nuestra obligación intentar localizar un sitio donde poder ubicarlo, una nave, un recinto cerrado de algún familiar o conocido, o si tenemos plaza de garaje, no moverlo de allí.

¿Qué ocurre cuando no tenemos posibilidad de dejar nuestro vehículo en ningún sitio?

Pues lamentablemente lo que le ocurre a muchas personas, simplemente dejarlo en la vía pública corriendo un riesgo importante para nosotros. No olvidemos que si la policía local localiza nuestro coche sin seguro, al riesgo menor que supone la infracción administrativa por carecer de seguro en el vehículo, tendremos que añadirle, en ocasiones, los gastos de la grúa y los días del depósito municipal. 

Además, en el peor de los casos, un vehículo sin seguro puede verse envuelto sin circular, estando simplemente aparcado, en un accidente de tráfico. Muchas son las casualidades que se pueden dar en la vida. Un ciclista puede impactar por ejemplo contra nuestro vehículo y pedir responsabilidades a su dueño. Si no tenemos seguro, la responsabilidad patrimonial que pueda derivarse recaería inevitablemente sobre nuestro patrimonio presente y futuro.

Coche sin seguro, ¿cómo se reclama un golpe?
pixabay
Hay que pensárselo dos veces para dejar un vehículo en la calle sin seguro.

Vamos a tratar el tema principal del artículo. Si tenemos un vehículo bien estacionado en la calle y no hemos podido sacarle un seguro, ¿Qué ocurre si otro vehículo me da un golpe al estacionar, maniobrar o al verse envuelto en otro siniestro con un tercer vehículo?

En estos casos, todos son problemas para nosotros evidentemente, pero vamos a buscar la solución.

La ley nos faculta como propietarios a reclamar por nuestros daños. Si un vehículo contrario nos golpea estando nuestro coche sin seguro estacionado, podemos reclamar a la aseguradora del vehículo contrario (vamos a suponer que el contrario tiene seguro para no enredar más xD).

Bien, ¿qué hacemos?

Si da la casualidad de que estamos presentes en ese momento, coger el móvil y hacer fotos a todo desde diferentes perspectivas, incluyendo las matrículas de ambos vehículos. Localizar a vecinos o transeúntes que se presten a declarar en nuestro favor, Solicitar los datos del seguro del contrario, datos del tomador, teléfono, compañía aseguradora y póliza. Podemos rellenar una declaración amistosa de siniestro, pero no nos va a interesar tanto.

Lo primero que vamos a hacer después es redactar una carta formal a la aseguradora del contrario, donde conste en el membrete nuestros datos personales, nombre, apellidos, dirección postal y teléfono, además de los datos de la aseguradora del contrario. Fechamos la carta y reclamamos los daños sufridos en nuestro coche como consecuencia del siniestro ocurrido. Hacemos alusión a que actualmente el coche por diversos motivos no se encuentra asegurado. Firmamos la carta y hacemos copia de la misma, junto con el DNI y el permiso de circulación. 

No olvidemos una cosa, vamos a intentar que la compañía del contrario nos perite el coche, en esa misma carta de reclamación indicaremos que nos mantenemos pendientes de que contacten con nosotros para concertar la peritación del vehículo por un profesional de la compañía.

Si la compañía del contrario tiene sucursal en nuestra localidad o en una localidad cercana, vamos a desplazarnos a la sucursal, dejaremos en la misma una copia de nuestra carta, el DNI y la fotocopia del permiso de circulación, y solicitaremos a quien nos atienda que nos selle con sello de entrada donde aparezca fecha las copias de los documentos que entregamos para que quede constancia de que han sido entregados.

Generalmente, las compañías aseguradoras tramitan estos siniestros con total normalidad siempre y cuando su asegurado haya admitido la culpa.

Otro problema que puede surgir, aunque no es habitual, es que la aseguradora solicite antes de dar intervención a un perito, un presupuesto aproximado de los daños de nuestro vehículo. Ojo porque si se trata de un fuerte golpe es posible que tenga daños internos, por lo que habría que desmontar la zona del vehículo para acceder al interior. 

Eso significa que tendremos que trasladarlo a un taller de la zona o lejos. Sin seguro no podemos circular, pide un favor y solicita una propuesta de seguro a un mediador de confianza, o en el peor de los casos, contrata un seguro por días, hay corredurías en internet que ofrecen este tipo de seguros. 

Cuando lleves el coche al taller, si no necesita desmontarlo, mejor, te darán presupuesto sobre la marcha. Si hay que desmontar para poder ver daños internos, tienes dos opciones; pagar el desmontaje inicialmente de tu bolsillo, cosa poco recomendable o presentar en la compañía contraria un escrito del taller donde se indique que los daños son de cuantía, significando su importe aproximado de lo que se puede ver y haciendo alusión a que el presupuesto puede considerablemente incrementar su cuantía ante probables daños internos que a primera impresión se ven que existen. Unas fotos de la zona dañada te ayudarán más.

El escrito del taller y las fotos las entregas en sucursal, recuerda llevarte copia sellada del escrito del taller.

Con estos antecedentes, y siendo el siniestro conforme; es decir, teniendo en cuenta el tramitador que su cliente se considera culpable; dará intervención a un perito para valorar los daños. Y si todo está de acuerdo con el jefe de taller, le dará el compromiso de pago para que el coche sea reparado con cargo a la compañía.

Si la compañía del contrario no tiene sucursal, aconsejamos se envíe escrito mediante carta certificada, imprime con tu número de seguimiento la pantalla una vez aparezca la entrega hecha.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro