Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Lo peor que podemos encontrarnos en nuestro camino, es tropezar con una gran piedra que sea capaz de provocarnos un daño, que nos hunda en la más profunda pesadumbre. La impotencia de saber perdido algo que nos corresponde, es un mal que muchos hemos pasado en algún momento de nuestras vidas, dejándonos un saber muy amargo cada vez que lo recordamos.

No todo el mundo navega con buenas intenciones, existen barcos piratas que nos dejarán en cueros si no nos andamos listos y precavidos. El seguro de todo vehículo a motor es obligatorio por ley, pero es frecuente que esa obligatoriedad que marca la Ley Sobre Responsabilidad Civil y Circulación de Vehículos a motor, no resulte de la opinión de todos.

Según los datos de la Dirección General de Tráfico, existen alrededor de 2 millones de coches, sí 2.000.000 de coches que circulan por nuestras carreteras sin ningún tipo de seguro, alrededor del 10% de todo el parque de vehículos en España, y además cada vez los vehículos son más viejos. Datos escalofriantes que sin duda alguna le hielan el cuerpo al más valiente.

Contra esta ignominia social, la DGT utiliza medios automatizados, que detectan aquellos vehículos que circulan sin el seguro obligatorio. Sus propietarios, es decir, aquellas personas que constan en el permiso de circulación cuyos datos rezan en tráfico, se exponen a multas que oscilan entre los 600 y los 3.000 € y a la inmovilización del vehículo incluido su depósito. 

Como dato representativamente curioso el año pasado, es decir, en 2015, se impusieron tan sólo 50.000 sanciones, lo que viene a representar tan sólo el 2,5 % de los vehículos que circulan sin seguro, de cada 100 vehículos que circulan sin seguro, poco más de 2 son sancionados. Una tremenda barbaridad.

Insolvencia de terceros responsables.
pixabay
El Consorcio de Compensación de Seguros es el encargado de hacer frente a las indemnizaciones de aquellos propietarios insolventes que no pueden pagar los daños causados por su vehículo, tanto daños materiales, como lesiones. Por eso recibe el 50% de la recaudación por este tipo de sanciones.

Eso a lo correspondiente a los accidentes entre vehículos, pero ¿qué ocurre cuando los daños a nuestro coche lo provoca un tercero causante que no es otro coche? Imaginemos que hemos dejado nuestro vehículo cerca de una obra, se cae un andamio, una pieza de hierro, un ladrillo, unos cascotes. Pensemos ahora que dejamos aparcado nuestro vehículo y cuando regresamos a cogerlo está salpicado de pintura por operarios que han estado haciendo trabajos cerca. Puestos a pensar, supongamos que por trabajos de soldadura, nuestro coche resulta dañado.

¿Quién paga el arreglo?

Evidentemente, el que causa el daño, está obligado a resarcirlo. Es muy normal que el responsable sea una empresa, un autónomo, o simplemente un vecino o desconocido que ha hecho esos trabajos.

Nuestro problema no ha hecho nada más que empezar...

Cuando entreguemos el comunicado de siniestro a nuestra aseguradora con los medios de prueba que podamos disponer, fotos, testigos, etc. La compañía de seguros peritará el coche y reclamará convencionalmente, es decir, a través de un escrito amistoso, al causante, el importe de la peritación y esperará a que éste se pronuncie.

En caso de no obtener resultado, demandará si existe viabilidad y probablemente se dicte sentencia favorable a nuestros intereses, lo que no nos va a garantizar que cobremos por los daños.

Si la sentencia no se puede ejecutar porque el causante es insolvente, será un jarro de agua fría difícil de digerir.

¿Qué hay en el seguro que pueda cubrirnos este tipo de eventualidades?

Siempre vamos a lo que vamos... Últimamente, parece que ahorrar 20€ en el seguro supone gran parte del presupuesto del hogar. El precio es lo primero, pero conocer qué estamos asegurando debería primar por encima de todo para intentar ajustar después el presupuesto. 

Hay una garantía que ofrece muchas compañías que se llama "insolvencia de terceros responsables". Con esta cobertura, la compañía nos tendrá que indemnizar las cantidades fijadas por sentencia firme. Ojo porque hay algunas compañías que limitan la suma asegurada indemnizable.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro