Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

El vehículo se ha convertido hoy en una herramienta más de nuestro puesto de trabajo. La localización y dispersión de empresas en lugares estratégicos, hace que cada vez seamos más quienes usemos el coche o la moto como medio de transporte para poder ir a trabajar.

Las rutas, los horarios, las malas combinaciones o la distancia son algunos de los factores que en ocasiones impiden que podamos hacer uso del transporte público u otros medios alternativos muy usados actualmente como la bicicleta.

Lamentablemente para muchos, el simple hecho de acudir al trabajo, supone diariamente una odisea y un verdadero quebradero de cabeza. El conductor del vehículo tiene que lidiar continuamente con atascos, semáforos imposibles, carreteras convencionales y multitud de factores externos que ponen constantemente a prueba nuestra paciencia.

Para colmo, las características de algunas de las vías por las que circulamos, la regulación y preferencias de paso, las incorporaciones y accesos, la circulación de vehículos pesados y el tráfico en general, hacen que estemos sometidos a un estrés adicional que sin duda alguna condicionan nuestra actitud al volante.  

En ocasiones, todo este cúmulo de circunstancias provoca que pisemos más el acelerador, no respetemos las señales de tráfico y cometamos imprudencias, lo que más tarde o más temprano, nos puede acarrear una sanción de tráfico y la pérdida de algunos de los famosos puntos del carnet de conducir.

El afán recaudatorio de la administración y nuestra propia torpeza o mala suerte, puede provocar que en poco tiempo, nos veamos sin un solo punto. 

Si para algunos de nosotros resulta un trastorno y un drama quedarnos unos pocos días sin nuestro vehículo por mor de una avería o una revisión, imaginemos la situación durante un período de tiempo largo hasta que consigamos recuperar el carnet.

Foto: pixabay
¿Eres chófer profesional?, ¿trabajas como autónomo desplazándote de un lado a otro con tu vehículo? Si ése es tu caso, ya me dirás la situación que se te puede presentar.

El fin de todo seguro, es trasladar nuestra responsabilidad patrimonial a la compañía aseguradora a cambio de una prestación económica, una prima cuyo importe nada tiene que ver con las posibles consecuencias de la eventualidad que se asegura.

La hipoteca, las deudas, los suministros, los gastos ordinarios…, son cuestiones del día a día que habitualmente hacen que obviemos contratar otro tipo de seguros que no sean los estrictamente necesarios.

¿No poder coger el coche por haber perdido el carnet de conducir nos puede acarrear muchos quebraderos de cabeza? ¿Estamos interesados en cubrirnos las espaldas? 

Analicemos qué opciones tenemos. En el mercado hay infinidad de opciones y productos. ¿Cuál nos interesa más?

Lo cierto es que para no tener cobertura ninguna, nos interesa cualquier opción por mínima y barata que sea. No obstante, si este tema nos preocupa y queremos estar tranquilos tenemos productos muy interesantes por muy poco dinero.

Busquemos siempre una compañía especializada en este tipo de productos. ¿Por qué?

La mayoría de compañías generalistas integran en sus seguros a terceros, coberturas relacionadas con la retirada de carnet; sin embargo, no debemos ser ingenuos. Que aparezca incluida en las condiciones particulares del producto la garantía “Retirada del Carnet” no significa que tengamos cubierto todo lo que implica para nosotros una situación de esas características. Debemos leer muy bien el condicionado general del producto para saber qué nos están dando. 

Cuando te ofrecen esta garantía en tu seguro de coche es frecuente que las coberturas no sean amplias. Es algo razonable, no se trata de un producto específico, es una garantía adicional complementaria al seguro de circulación, un valor añadido, una forma de mejorar y ampliar coberturas en el afán de las aseguradoras por tener un producto mejor al de la competencia, o por lo menos igual.

¿Qué coberturas nos interesa?

La asistencia jurídica. Gestión de las infracciones de tráfico y la interposición de recursos sobre la variación incorrecta de puntos. Las aseguradoras que venden este tipo de seguros cuentan con abogados especialistas que cuidarán de los descargos de denuncias y recursos ordinarios.

Traslado del vehículo conducido por el asegurado. Parece una tontería, pero no lo es tanto. Tengamos en cuenta que si inmovilizan el coche porque das positivo en un control de alcoholemia y nadie puede ir a recogerlo, puede que te veas después obligado a asumir tú el coste de la grúa, ya que la asistencia en viaje de muchas compañías excluyen este tipo de cuestiones. De todas formas, comprueba el alcance de esta cobertura si contratas el seguro de retirada de carnet porque evidentemente no es ilimitado, por lo general, no se asume la totalidad de su coste.

Gastos de matriculación a cursos de recuperación. Cuando perdemos puntos o se nos retira completamente el carnet, luego toca realizar los cursos correspondientes para poder obtener los puntos perdidos. Es importante revisar en la póliza o el presupuesto si nos pagan los gastos de la matriculación, las tasas de control de conocimientos, los gastos del reconocimiento médico y si esta partida está vinculada a la pérdida parcial o total de los puntos del carnet. 

Subsidio mensual. Es la garantía más importante. Nos va a permitir cobrar todos los meses la suma asegurada que hayamos contratado. Sólo podremos solicitarla en caso de la retirada del carnet de conducir, no vale con perder puntos. Hay que prestar mucha atención y leer la letra pequeña para saber cuántos meses tendremos derecho a cobrar el subsidio en caso de revocación del carnet. Ojo para aquellos que hayáis perdido puntos a la hora de contratar la póliza, eso te influirá muy probablemente en el cálculo de la indemnización a que tengas derecho en su caso.

¿Cuál es la incidencia de la retirada de carnet en el sector del transporte?

La mayoría de convenios provinciales del sector definen este aspecto. Unos lo concretan más que otros, los hay que establecen la obligación de las empresas a tener suscrito un seguro de retirada de carnet para sus conductores profesionales, y otros que obligan a garantizar al trabajador un puesto similar en la empresa durante el tiempo que dure la retirada de carnet en caso de no tener póliza de seguros. En algunos se establece que el costo de la póliza lo debe asumir la empresa, y en otros el trabajador paga una parte durante cierto período de tiempo.

Lamentablemente, las condiciones precarias de muchos contratos de los profesionales de la conducción, hace que existan empresas que no tengan interés en suscribir este tipo de aseguramiento.

¿Son muy caros estos seguros?

No, tanto las pólizas individuales como aquellas pólizas de empresa tienen precios muy razonables.

¿Qué compañías aseguran este tipo de productos?
Como hemos comentado al principio, esta cobertura de retirada de carnet está incluida en diferentes productos con todo tipo de variantes ofertados por la gran parte de compañías que operan en el sector español. Hay compañías como ARAG que aseguran específicamente este tipo de riesgo.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro