Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Tratemos en esta entrada una cuestión que no todo el mundo conoce. Tanto si eres arrendador como si eres inquilino, tienes que saber qué cubren en la póliza de hogar del inmueble que tienes en alquiler y a quién le cubren. 

Es muy habitual que la persona que alquila una vivienda (arrendador) considere que, con su seguro de hogar, quedan cubiertas las eventualidades que surjan. Y la persona que alquila (el inquilino) queda tranquilo al saber que el arrendador cuenta con una póliza de seguros para la vivienda alquilada. 

Veamos... Cuando las compañías nos dan precio de un seguro de hogar, nos solicitan información sobre el riesgo que van a asegurar. Y nos preguntan específicamente si esa vivienda la utilizamos como residencia habitual, como segunda vivienda o si se trata de una vivienda en alquiler. 

Tenemos que tener en cuenta que son riesgos distintos para las aseguradoras, y por tanto, son precios distintos los que nos van a proporcionar. En ocasiones, aunque pueda no parecerlo, es muy habitual que los clientes tengan su póliza de hogar durante años, a pesar de que las compañías contínuamente sacan al mercado nuevos productos mejorados. 

Por tanto, estos clientes, arrastran las condiciones primeras de la póliza inicial y no se benefician de las nuevas coberturas, que en la mayoría de casos, son interesantes. Y, a veces, por no decir siempre, a unos precios mucho más bajos. 

Imagen: pixabay
En ocasiones, los años pasan, surgen nuevas situaciones y oportunidades,  y mucha gente alquilan viviendas que en otros tiempos no las tenían en alquiler. ¡Cuidado con estas circunstancias!

¡Debemos comunicar a la compañía aseguradora cualquier situación presente que conlleve un cambio en las condiciones de la póliza! Sirva de ejemplo una vivienda particular que alquilamos a un tercero, una variación del contenido de la propia vivienda o el fallecimiento del tomador del seguro entre otras cuestiones.

Si tenemos una póliza que cubre nuestra vivienda como riesgo particular, y la alquilamos en un momento puntual sin haber comunicado esa nueva situación a nuestra compañía, esto puede conllevar que cualquier siniestro que declaremos, carezca de cobertura o se nos aplique regla proporcional.

Si tenemos nuestro inmueble asegurado y lo queremos alquilar, hay que modificar las condiciones de nuestra póliza de seguros para que no tengamos problemas en caso de siniestro. Tengamos el alquiler declarado o no.

Una vez que tenemos nuestra propiedad alquilada y la póliza de hogar correspondiente modificada, tenemos que saber que, en caso de siniestro, el seguro nos cubrirá sólo aquellos elementos del contenido que sean propiedad del tomador del seguro. Si se pretende cubrir elementos del contenido que sean propiedad del inquilino, hay que hacer una póliza aparte o bien advertir al inquilino para que éste la contrate por su cuenta.

En ocasiones, quizás la mayor parte de las veces, las viviendas se alquilan amuebladas, pero en otras ocasiones no es así. Además, el inquilino puede haber adquirido muebles por su cuenta o tener una colección de antiguedades que no tiene por qué asegurar el arrendador.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro