Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Al hacer nuestra póliza de hogar depositamos nuestra confianza en el mediador de seguros o la compañía con la cual hemos suscrito el contrato. De hecho, la Ley de Contrato de Seguro obliga, tanto a los mediadores, como a las propias compañías, a proporcionar a sus clientes, no sólo el documento donde se establece el contrato de seguro; es decir, la póliza, también están obligados a entregar los condicionados generales, particulares o especiales que le puedan ser aplicables al contrato.

De igual modo, tal como comentábamos en las póliza de vehículos, deben hacernos entrega de cualquier anexo o modificaciones posteriores (suplementos) que tengamos que hacer de nuestro contrato de seguro.

Es muy importante llevarnos a casa estos documentos. Si contratas el seguro por internet, solicita que te envíen también por correo electrónico los condicionados a los que hacemos referencia.

En ellos, se especifican las cláusulas por las que se va a regir la póliza de seguros, los conceptos generales ampliamente definidos sobre coberturas y límites cuantitativos, las exclusiones para cada garantía y los cauces que la compañía pone a nuestra disposición para la comunicación de siniestros.

Podrá parecer que no, pero en realidad, toda esta documentación puede sernos de gran ayuda si surge cualquier controversia. Con el paso de los años, las compañías sacan al mercado nuevos productos, en ocasiones, con garantías más restrictivas. Y si alguna vez nos vemos obligados a reclamar judicialmente por nuestros intereses, la información contenida en esa documentación es fundamental.

"Es muy importante llevarnos a casa estos documentos porque toda esa documentación puede sernos de gran ayuda en caso de controversia"

Imagen: pixabay
Se recomienda leer con mucha atención esa documentación. Es posible que hayamos contratado el seguro pensando, inicialmente, una cosa y después, a posteriori, nos demos cuenta que necesitas añadir, excluir o modificar alguna cobertura.

Asimismo, hemos de destacar que tenemos que tener siempre presente las coberturas que tenemos contratada, pues, nuestras circunstancias en el momento de la contratación pueden verse modificadas en el tiempo por diversas situaciones. Por ese motivo, lo más conveniente es adaptar siempre nuestra póliza a las circunstancias que tengamos en cada momento.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro