Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]


Cuando hacemos una póliza de seguros, no siempre se nos hace entrega de toda la documentación relativa al aseguramiento que hemos hecho. A veces, por dejadez y quizás otras con cierta intención.
Para saber qué documentos deben entregarnos, debemos saber qué partes forman la póliza de seguro. Para entenderlo fácil y rápidamente, podemos decir que la póliza de seguros está formada por cuatro documentos:

1.- Documento identificativo de la póliza
2.- Condicionado general de la modalidad de seguro que hemos contratado
3.- Condicionado particular de la modalidad de seguro que hemos contratado.
4.- Condiciones especiales de nuestra modalidad de seguro en el caso de que las tuviese.

Vamos a ver qué son cada una de las partes en que hemos dividido la póliza:

1.- El documento identificativo de la póliza, donde se describen los datos del aseguramiento; tomador, asegurado, número de póliza, riesgo objeto del seguro (vehículo, hogar, comercio, vida...) y las coberturas contratadas (en caso de vehículos, por ejemplo, coberturas como las lunas, la asistencia, o el robo, y en caso de pólizas de hogar, los capitales de contenido, continente, roturas, etc).

Imagen: pixabay
Es importante destacar, que este documento que mencionamos, está vinculado a una serie de cláusulas que las compañías denominan condicionados, y que serán por tanto las que regulen nuestro contrato de seguro.

"Todos estos documentos son importantes primero para conocer cuáles son nuestras coberturas, y segundo, nos servirá si tenemos que defender nuestros intereses ante la cia"
Existen varios tipos de condicionados que deben entregarnos con nuestra póliza de seguros:

2.- Por un lado, deben entregarnos el condicionado general, ahí viene las condiciones que la aseguradora establece para un producto concreto, para una modalidad de seguro (seguro de auto, de moto, de hogar, etc). Este tipo de condicionado lo suele dar la compañía o el mediador en un librito aparte dentro de nuestra carpeta de seguros.

3.- El condicionado particular que, generalmente, viene redactado a continuación del documento donde se indica los datos identificativos de la póliza, el riesgo asegurado y las coberturas. Es importante prestar atención a este condicionado porque, sus cláusulas anulan las cláusulas del condicionado general en caso de que existan puntos en común.

4.- Hay determinadas modalidades de seguros (flota de vehículo a motor, etc) que disponen además de un condicionado especial donde se recogen una serie de disposiciones. Las cláusulas de este condicionado anulan a las del resto.

Es primordial leer con atención todos estos documentos que nos entregan, lo que nos posibilitará tener una visión amplia de lo que tenemos asegurado. Asimismo, es muy importante comunicar a nuestra compañía de seguros, todas las modificaciones que se produzcan en las características del riesgo que aseguremos, con objeto de que las coberturas de nuestro seguro, estén siempre adaptadas a las circunstancias que tengamos en cada momento.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro