Full width home advertisement

Post Page Advertisement [Top]

Debemos distinguir, entre aquellas personas lesionadas en un accidente de tráfico, que hayan sido trasladadas a los centros hospitalarios por un vehículo de los servicios sanitarios de emergencias, y aquellas otras personas que, aun habiendo resultado lesionadas en un accidente de circulación, pueden acudir al centro hospitalario por su propio pié.

Es evidente que la atención médica es primordial cuando existen siniestros con lesionados, y más aún cuando se trata de situaciones extremas. No sería lógico ni razonable tener que solicitar autorización a las compañías de seguros para que una persona pueda ser atendida por sus lesiones.

Para evitar este tipo de situaciones, las compañías de seguros tienen suscrito unos convenios, tanto con el sector público sanitario, como con el privado y los servicios de emergencias.

A través de estos convenios, los centros de atención sanitaria, pueden reclamar a las compañías de seguros los gastos que haya supuesto, tanto la atención de las personas, como su traslado por parte de los equipos de emergencias.

Si tienes un accidente de tráfico, resultas lesionado y puedes ir por tu propio pié a un centro hospitalario, te recomendamos que acudas, en un primer momento, a un hospital público. Refiere cuando te atiendan, que acudes por haber resultado lesionado en un accidente de circulación. De este modo, el hospital emitirá parte al juzgado por tus lesiones, iniciándose así el oportuno procedimiento judicial, lo que te ayudará en caso de que debas reclamar judicialmente.

"las compañías de seguros tienen suscrito unos convenios, tanto con el sector público sanitario, como con el privado y los servicios de emergencias".

Una vez seas atendido por tus lesiones, da parte a tu compañía de seguros para que tengan constancia de lo ocurrido, y aporta los informes médicos que te sea posible. Llévate copias y que te sellen con sello y fecha de entrada, las copias que te vayas a llevar.

Imagen: pixabay
Cuando esté el parte abierto, un tramitador se encargará de coordinar todo. En los casos de lesiones, solicitará la intervención en el expediente de un abogado. Y si procede, también dará intervención a un equipo médico que concertará una cita para el reconocimiento, seguimiento y valoración de lesiones y secuelas. 

En la mayoría de los casos, las compañías pagan la atención y el tratamiento que las personas lesionadas reciben en el hospital, pero en otras ocasiones, muchas de esas compañías tienen centros concertados donde te pueden derivar.

Analiza bien la conveniencia de seguir con tu tratamiento inicial, ya que no siempre lo privado es la mejor opción. Tengamos en cuenta que, las compañías de seguros, tienen centros concertados para abaratar los costes que les supone, en muchos casos, los tratamientos en otros centros.

Si todo va bien y finaliza tu tratamiento, la compañía de seguros te indemnizará, si procede, de acuerdo a la valoración que hayan hecho sobre tus lesiones y las secuelas que te hayan podido quedar, dando seguidamente por finalizado el procedimiento en el juzgado. Los cálculos de las indemnizaciones por secuelas vienen recogidos en unos baremos oficiales.

La ley te protege, y si no estás conforme con la atención que te han dado, o con la indemnización que te ofrecen, reclama. En este caso, te recomendamos que busques la ayuda de un abogado para que pueda gestionar todo el proceso.

Bottom Ad [Post Page]

LaGuiadelSeguro