Header Ads

Hablamos de autos...

Artículos de hogar

Ad Home

Quiero quitar el seguro a todo riesgo, pero quiero antes pintar mi vehículo.¿Cómo lo hago sin perder la bonificación?

Cuando nos compramos un coche nuevo, lo primero en que pensamos es en asegurarlo a todo riesgo. Nuestro coche nos lo entregan en perfectas condiciones y así queremos que esté por mucho tiempo.

Pagamos el vehículo con mucho esfuerzo y gran sacrificio, y queremos tener la certeza de que la compañía aseguradora, nos va a cubrir cualquier posible eventualidad; sea una circunstancia propia o aquella ajena en la que, aún no siendo responsables, no es posible una resolución favorable a nuestros intereses.

Hacemos un doble esfuerzo si al hecho de pagar religiosamente nuestra letra, unimos el coste anual de un seguro a todo riesgo que, en la mayoría de los casos, suele ser bastante elevado. 

El tiempo pasa y la ilusión primera se convierte en un deseo algo más pasajero que no nos quita mucho el sueño. Sobre todo si ya nuestro vehículo tiene cierto tiempo. 

Normalmente, los mediadores de seguros y las compañías en general aconsejan a sus clientes mantener el seguro a todo riesgo suscrito inicialmente durante los primeros cuatro o cinco años, período en que el vehículo aún no ha perdido gran parte de su valor. 

Sin embargo, los vehículos son unos de los bienes materiales cuyo valor se deprecia con mayor celeridad por uso. Esto quiere decir que aunque la estética de nuestro vehículo esté impoluta, el valor real de mercado puede estar muy por debajo de nuestras consideraciones. El precio de un vehículo en un momento concreto lo determina la edad de la matrícula y se mide a través de unos baremos oficiales.

¿Qué puede implicar esto para nosotros si tenemos un seguro a todo riesgo?

En los casos de siniestro total, la mayoría de compañías, cubren el 100% del valor de nuevo del vehículo durante el primer y segundo año, tomando como referencia siempre el valor de nuevo del vehículo incluyendo impuestos, transporte, matriculación y teniendo en cuenta las ofertas comerciales vigentes.

Para el tercer y cuarto año, algunos aseguradores, pagan el 80% del valor de nuevo si tenemos un siniestro total, otras compañías, en cambio, calculan ya sus indemnizaciones en base al valor venal o valor de mercado mejorado.

Si nuestro vehículo tiene más de cuatro años, y aún lo tenemos asegurado a todo riesgo con la intención de mantener esa modalidad de seguros durante algunos años más, tenemos que tener en cuenta que puede ser posible que cuando tengamos un siniestro y queramos reparar nuestro vehículo con cargo al todo riesgo de la póliza, la compañía no asuma el valor total de los daños si éste supera el valor venal del vehículo. Suele ser frecuente en los supuestos de pérdida total del vehículo, pero también ocurre cuando tenemos un golpe de cierta envergadura.

Imagen: pixabay
Si quieres cambiar el todo riesgo de tu vehículo a otra modalidad de seguros, por ejemplo, a terceros completo, es decir, con cobertura de responsabilidad civil de circulaciñon, asistencia, lunas, seguro de conductor, incendio y robo, podrás pintar tu coche antes de dar de baja el seguro a todo riesgo conservando tu bonificación por no siniestralidad.

¿Y cómo es esto posible?

Vamos a hacer un inciso para explicar que las compañías de seguros cuando dan presupuestos de sus productos de auto, acceden a una base de datos denominada TIREA, donde se registra la información por siniestralidad de las compañías del sector adheridas a convenio.

En función de esos datos, el precio de las primas se recargan o se bonifican en cada tarificación. Partiendo de esa base, cualquier siniestro que tengamos y suponga un gasto para nuestra actual compañía, influirá negativamente en las primas futuras de las pólizas que tengamos en esa aseguradora, y por ende, en los precios que nos puedan dar en otras compañías donde solicitemos presupuesto.

Pero a lo que íbamos, ¿cómo puedo mantener la bonificación si antes de quitar mi seguro a todo riesgo quiero pintar por completo mi coche?

Es muy sencillo...

El artículo 22 de la LCS indica que cualquiera de las partes del contrato de seguro puede rescindir el mismo, siempre que lo comunique a la otra parte por escrito con un preaviso de dos meses.

Primero vamos a tantear el mercado. Antes que cumplan esos dos meses de preaviso, vamos a pedir presupuesto en distintas compañías y veremos cuánto descuento podemos obtener con la actual bonificación cambiando la modalidad todo riesgo a terceros completo.

Si el presupuesto de otras aseguradoras nos convence, haz el seguro con antelación, hay compañías en las que puedes hacer tu seguro varios meses antes de la fecha de efecto que vaya a tener la póliza. La fecha de efecto del nuevo seguro evidentemente deberá coincidir con la fecha de vencimiento del actual.
Una vez tengas hecho tu seguro en otra cia, escribe a tu aseguradora con dos meses de antelación tal como hemos visto que nos indica la LCS citada anteriormente y cancela tu seguro actual. No olvides quedarte una copia de la justificación que acredite tu comunicación de anulación (copia sellada por la cia, acuse de recibo...). Así evitarás una probable reclamación judicial por parte de tu actual compañía por incumplimiento de la LCS.
Formalizado ya tu seguro en otra compañía, y comunicada por escrito y en plazo la baja de tu seguro actual, ponte en contacto con tu mediador o con la sucursal de tu compañía actual y da el parte correspondiente para que te arreglen los desperfectos generales que tenga el vehículo por estacionamiento o pequeños golpes.

Con este sencillo proceso, pintarás tu coche y evitarás que ese siniestro afecte al precio que posteriormente te den al cambiar tu seguro a otra cia distinta.

Antes de concluir, ten en consideración una cuestión muy importante, si has buscado presupuesto y te ha convencido el precio de una compañía en concreto que no te hace el seguro con más de dos meses de antelación, comunica primero la baja de tu vehículo tal como hemos indicado, anularás así la póliza actual al vencimiento, con lo que seguirás teniendo tu cobertura actual hasta entonces, haz el seguro en esa otra compañía cuyo presupuesto es el que más te ha gustado, en ocasiones, hay compañías que sólo aseguran con un mes de antelación a la fecha de efecto que vaya a tener la póliza, y cuando ya hayas hecho tu seguro en esa otra compañía, tendrás tu nuevo seguro hecho, el actual anulado a vencimiento, y podrás llamar tranquilamente a tu aseguradora actual por ejemplo en el último mes de seguro para dar el parte.

ADVERTISEMENT

Con la tecnología de Blogger.