Header Ads

Hablamos de autos...

Artículos de hogar

Ad Home

¿Tengo que tener un seguro de responsabilidad civil en mi empresa?

Son tantos requisitos y tanta documentación la necesaria para el buen funcionamiento de una empresa, que en ocasiones, estamos un poco perdidos. La mejor manera de llevar todo es a través de profesionales que diariamente desempeñan todo ese tipo de gestiones que a nosotros nos cuesta trabajo hacer.

Generalmente, las gestorías se las saben todas, sin embargo, son tantas variedades de empresas y tantos modelos de negocio los que llevan por delante, que hay que abrir bien los ojos si no queremos encontrarnos con sorpresas. 

Si tienes una pequeña o mediana empresa (PYME), te interesa emplear tiempo en conocer bien las nociones generales que debes tener en cuenta a la hora de desarrollar tu actividad como empresario.

Cuando hablamos de pequeñas empresas, nos referimos a buena parte del tejido empresarial español. La mayoría de estas pequeñas empresas son familiares, o sociedades laborales donde los mismos dueños son los que desempeñan la principal actividad. 

Casi con toda seguridad, podríamos decir que este tipo de empresarios invierten gran parte de su patrimonio personal en su negocio. La empresa es su vida. No sólo se invierten grandes cantidades de los ahorros propios, si no que además se aportan en ocasiones propiedades personales y se reenvierten en buena medida las ganancias obtenidas. 

Todo este proceso conlleva que la persona que empieza desde muy abajo como autónomo, vea crecer su modelo de negocio, se plantee crear una empresa, y ésta con el tiempo vaya teniendo los resultados esperados.

Imagen: pixabay
Sin embargo, como todo en la vida, hay cosas que pueden amenazar seriamente lo que vamos construyendo con tanto esfuerzo y sacrificio durante años. A veces por desconocimiento, otras por un mal asesoramiento y o algunas otras por nuestra picardía.

Si tenemos una empresa, trabajamos como autónomo o estamos pensando iniciar alguna actividad profesional bajo una de estas formas jurídicas, es muy importante: llevar un estricto control con Hacienda y la Seguridad Social y contratar el aseguramiento de aquellos riesgos que en el desempeño de nuestra actividad puedan acarrearnos graves perjuicios.

Cada empresa es un mundo, pero vamos a dar unas sencillas nociones para que puedas tener algunos conceptos generales que te ayuden a la horade plantear tu situación.

Si eres autónomo o dispones de una empresa y desarrollas tu actividad en un local, es decir, si tienes un comercio, debes saber que se recomienda disponer de una póliza que te cubra, al menos, las mercancías de que dispongas en tu establecimiento, además deberás disponer de una póliza de responsabilidad civil para hacer frente a posibles daños a terceros (caídas, golpes, etc).

Para este tipo de negocios existen pólizas que se denominan de Multiriesgo Empresarial. En una misma póliza podrás asegurar el contenido que tengas en tu negocio (muebles, estanterías, cristales, etc), la mercancías que almacenes, la responsabilidad civil, los daños por agua, incendio, el robo y también algo interesante el lucro cesante, es decir, la repercusión económica que supone el tiempo que te ves obligado a cerrar tu negocio por una circunstancia ajena a tu responsabilidad. También lo que se llama daño emergente que son las cantidades que el empresario emplea en su negocio y que no le reportarán los beneficios esperados por mor de una cuestión ajena a él. Además, podrás aseguar varios riesgos, es decir, varios establecimientos, si tienes más de uno, en una misma póliza. Necesitarás también un seguro de accidentes colectivos, lo que se conoce como seguro de convenio para trabajadores (te incluyes tú), las cuantías por fallecimiento e invalidez vienen determinadas por el propio convenio.

Si eres autónomo o tienes una empresa y te dedicas al transporte, debes saber que además de la responsabilidad civil de circulación de todos los vehículos, deberás tener una póliza de responsabilidad civil general, para cubrir todos aquellos siniestros que, en el desempeño de tu actividad, queden excluidos de la cobertura de circulación.

También debes disponer de seguro para los locales o las naves de que dispongas, pide siempre un multirriesgo empresarial como el que hemos mencionado anteriormente. Del mismo modo, necesitas un seguro de convenio para tus trabajadores.

Además, debes asegurar la mercancía que transportes por si se estropea o te la roban, y si a veces subcontratas los transportes con otra empresa puedes incluir en tu póliza de mercancía esos vehículos de terceros, aunque exijas al transportista efectivo su póliza como garantía. Además, ten en cuenta que si vas a cargar puntualmente mercancías especiales o de gran valor, tienes que comprobar que estén incluídas en póliza, porque si no es así, tendrás que ampliar el seguro de mercancías para ese transporte puntual. Si en tu caso transportas además mercancías peligrosas o dedicas parte de tus transportes a este tipo de mercancías, deberás tener una póliza complementaria aparte que cubra la responsabilidad civil medioambiental.

Si eres autónomo o tienes una empresa y realizas tu profesión como profesional (enfermeros, fisioterapéutas, asesores, etc), deberás tener póliza de responsabilidad civil profesional que cubra cualquier eventualidad, seguro de convenio y póliza multirriesgo para tu local si dispones de él.

ADVERTISEMENT

Con la tecnología de Blogger.