La regla de equidad. ¿Qué es?

Ads LaGuiadelSeguro
Tenemos que señalar una vez más, la importancia de asegurar correctamente nuestro vehículo, para evitar futuros sustos e inconvenientes. Si las molestias que acarrea un siniestro y su incertidumbre fueran poco, nos podemos encontrar, en ocasiones, con circunstancias muy desagradables para nosotros, que no nos hubiéramos imaginado que pasaría en el momento de contratar el seguro.

El artículo 12 de la LCS, hace referencia a la obligación que tiene el asegurado, de declarar al asegurador, las circunstancias especiales que puedan agravar el riesgo que se va a asegurar o el que ya está asegurado.

Imagen: pixabay
La picardía de muchos, les lleva a contratar la póliza de su vehículo, bajo unas condiciones que no son las reales, con el fin de ahorrarse algo en el recibo del seguro. Sin embargo, quienes hacen esto, no son verdaderamente conscientes de lo que puede llegar a ocurrir. O si lo son, juegan con la doble cara de una moneda.

Veamos a continuación qué es la regla de equidad y cuándo las aplican las compañías de seguros.

La regla de equidad es la reducción que los aseguradores aplican a la indemnización que les corresponde pagar en caso de siniestro. Esa reducción se calcula mediante una simple operación matemática, y basa su fórmula, en la cantidad de prima que el asegurado debió haber pagado, si su compañía hubiese conocido las verdaderas circunstancias del riesgo que aseguraba.

¿Qué circunstancias pueden agravar el aseguramiento de un vehículo?

Circunstancias como la conducción del vehículo por parte de una persona, no declarada en póliza, cuya edad sea inferior al mínimo establecido por la aseguradora, el aseguramiento de un vehículo cuya cilindrada no corresponda con la cilindrada de nuestro vehículo entre otras, son algunas de las causas por las que el asegurador puede aplicar una regla de equidad.

Realmente, la LCS posibilita a la aseguradora rehusar el siniestro y no hacer frente a la indemnización, pero para las compañías, en la mayoría de los casos, es sumamente difícil demostrar que el asegurado actuó de mala fé.

"La regla de equidad es la reducción que los aseguradores aplican a la indemnización que les corresponde pagar en caso de siniestro. Esa reducción se calcula mediante una simple operación matemática"

Pongamos un ejemplo...

Imaginemos que hemos asegurado nuestro automóvil. En la póliza hemos declarado que somos tanto asegurado, como tomador y conductor del vehículo. En realidad es un vehículo que conduce habitualmente nuestro hijo que tiene 21 años. La compañía de seguros establece expresamente en póliza, que el vehículo que se asegura, no podrá ser conducido por ninguna persona con edad inferior a 25 años, salvo que esté recogido en póliza (lo que incrementará la prima).

Nuestro hijo tiene un siniestro importante, por el que se levanta atestado policial. Tras tasar los daños y existir conformidad del siniestro, los daños ascienden a la cantidad de 6.000 €.

Tras la gestión del expediente, la compañía de seguros nos va a aplicar regla de equidad por entender que el vehículo, en el momento del siniestro, iba conducido por una persona cuya edad está expresamente excluida en póliza.

Los cálculos son simples. Pongamos que, con los datos que declaramos en el momento de la contratación del seguro, hemos estado pagando a la aseguradora una prima de 350 €. Sin embargo, si hubiésemos declarado a nuestro hijo en la póliza como conductor, hubiésemos tenido que pagar, por ejemplo, 575 € de seguro. 

Aplicando la regla de equidad, la indemnización que nos correspondería sería la siguiente.

Indemnización = Daños x (prima pagada / prima que se debió pagar)

Indemnización= 6.000 x (350 / 575) = 3.652 €

Cuidado siempre a la hora de asegurar nuestro vehículo porque el perjuicio para nosotros puede ser mayor.

laguiadelseguro

Ads LaGuiadelSeguro

Lee también:

Disqus Comentarios
-->